CIRUGÍA PARA ALTAS GRADUACIONES

Implantando Lentes ICL podemos corregir defectos por encima de los límites propios del tratamiento con láser obteniendo excelentes resultados.

¿Qué son Lentes ICL?

Las lentes ICL (Implantable Collamer Lens) son lentes intraoculares, es decir, a través de una incisión de 3 milímetros se colocan entre el iris y el cristalino. Se fabrican con un material a base de colágeno que es totalmente biocompatible.

Gracias a este avance ahora muchos pacientes con altas graduaciones de miopía, hipermetropía y astigmatismo pueden corregir sus defectos de visión y disfrutar de la vida sin gafas ni lentillas.

VENTAJAS DE LAS LENTES INTRAOCULARES

Las lentes ICL están indicadas para pacientes con altas graduaciones, con córneas finas, ojo seco o pupilas grandes.

Un tratamiento reversible

La cirugía láser es un tratamiento que modifica la córnea de forma permanente. En cambio el implante de Lentes ICL es un tratamiento que podemos revertir si fuera necesario.

Esto quiere decir que se puede retirar o reemplazar la lente sin alterar los tejidos oculares. Es una gran ventaja por si en un futuro necesita otro tipo de lente.

Gran calidad de visión

Gracias a las lentes ICL el paciente disfruta de una gran calidad de visión. Los resultados suelen ser mejores y más previsibles que los de una cirugía láser ocular.

La lente intraocular al ir colocada por detrás del iris no será visible a los demás, ni sentirá nada diferente, simplemente podrá disfrutar de una excelente calidad de visión.

Rápida recuperación

La operación para implantar lentes ICL dura apenas quince minutos y la realizamos con anestesia local. La lente la introducimos a través de una micro-incisión que no necesita puntos.

El mismo día de la intervención ya podrá hacer vida normal. Sólo debe seguir las indicaciones del oftalmólogo para evitar molestias y cualquier riesgo de infección.

Solicitar cita o información